Bienvenido a la edad de hielo
Ene16

Bienvenido a la edad de hielo

El frío te da un empujón adicional para ponerte en forma después de las fiestas.

Leer más
Metabolismo rápido, metabolismo lento, verdades y mentiras
Jun17

Metabolismo rápido, metabolismo lento, verdades y mentiras

Tu metabolismo no tiene la culpa de que engordes. Sigue leyendo y sabrás por qué.

Leer más
Terminadores metabólicos para quemar más grasa
May12

Terminadores metabólicos para quemar más grasa

Asegúrate de salir del gimnasio con la sensación de haberlo dado todo y funde la grasa que te sobra.

Leer más
Por qué funciona saltarse la dieta
Ene13

Por qué funciona saltarse la dieta

Si estás reduciendo las calorías para quemar los excesos navideños, hay algo que tienes que saber sobre los días libres: funcionan Habrás oído hablar de los días libres o “cheat days”. Un día por semana en los que te puedes saltar la dieta y comer todas las porquerías que quieras: donuts, bollos, pan, caramelos, chocolate, helado. La buena noticia es funcionan: saltarse la dieta de vez en cuando hace que adelgaces más. Todas las dietas siguen una curva que se aplana. Al principio se pierde mucho peso, y después cada kilo de menos cuesta mucho más. Esto se debe a que nuestro cuerpo es una máquina adaptativa. Si le das menos calorías, reduce el consumo para gastar menos calorías. ¡Ojalá los coches funcionaran así! El ser humano ha evolucionado para sobrevivir en muy distintas condiciones, comiendo cosas de todo tipo, pasando hambre y dándose atracones. Si de repente comes la mitad, el cuerpo piensa que los recursos son escasos, y se prepara para pasar hambre reduciendo tu metabolismo. En resumen, si comes menos, quemas menos. Por eso las dietas no funcionan a largo plazo. Para gastar menos el cuerpo hace bajar los niveles de las hormonas que regulan el metabolismo: leptina, hormonas tiroideas y hormona del crecimiento. Si quieres evitar esta adaptación, después de un tiempo haciendo dieta estricta le puedes dar un “susto” metabólico a tu cuerpo, comiendo muchos carbohidratos de absorción rápida (con índice glucémico alto), como azúcares y almidón. Es decir, pasteles y golosinas, si son bajos en grasa, mucho mejor. El resultado es un pico de insulina. Esto le dice al cuerpo “la temporada de hambre ha terminado” y aumenta el metabolismo, es decir, la cantidad de calorías que tu cuerpo consume parado. Al día siguiente vuelves a tu dieta estricta, dando a tu cuerpo menos energía. Pero tu cuerpo está acelerado, gastando más energía, con lo que utilizará las reservas de grasa, haciendo que pierdas peso. Por supuesto, hay que hacer deporte. Cuando la gente escucha este consejo, tiende a escuchar solo la mitad de “puedo comer golosinas”, olvidándose de la parte de “dieta estricta” y “deporte”. El día libre solo funciona si es una vez por semana, en una sola comida o como máximo unas cuatro horas de fiesta. Más tiempo, y tu cuerpo se adaptará, pero a estar gordo. Foto: woman eating a lot of doughnuts, de Shutterstock. No...

Leer más
EPOC: pierde grasa sentado en el sillón
Nov13

EPOC: pierde grasa sentado en el sillón

Sí, es posible estar sentado en el sillón y quemar grasa. Averigua cómo. Sería estupendo estar tirado en el sofá sabiendo que tu cuerpo, en ese momento, está quemando tus michelines. Esto es lo que prometen (y no cumplen) muchos aparatos de teletienda. ¿Es posible? Sí, pero tiene un truco: hay que hacer ejercicio antes. Tu cuerpo consume energía constantemente, sobre todo para mantener tu cerebro en marcha (consume el 20% de tu energía), mantenerte caliente y otros procesos como la digestión o la regeneración celular. Es lo que se denomina el metabolismo basal: lo que tu cuerpo gasta en parado. Esta energía sale, claro está de la comida, especialmente de los hidratos de carbono, que son los más fáciles de utilizar. Sin embargo, cuando tu cuerpo gasta mucha energía en muy poco tiempo, no puede quemar hidratos de carbono porque no hay suficiente oxígeno disponible. Por eso jadeas después de correr un sprint. Esto se llama exceso de consumo de oxígeno post ejercicio o ECOPE, en inglés, EPOC. Si no hay suficiente oxígeno, tu cuerpo quema grasa. Lo bueno del EPOC es que dependiendo del ejercicio que hagas, se puede prolongar después de terminar, con lo que tu cuerpo tendrá una “deuda de oxígeno” y quemará más grasa, aunque estés sentado en el sillón. Este efecto es aún más que la deuda de oxígeno, y se denomina en general afterburn: después de un ejercicio intenso tu cuerpo aumenta su metabolismo durante un tiempo, consume más energía y quema más grasa. Así funciona el EPOC: Las pesas e intervalos aumentan el EPOC mucho más que el cardio “trote cochinero”. Tabata es un gran ejemplo. Los hombres experimentan el efecto más que las mujeres, y es más potente cuanto más en forma estés. Si comes menos hidratos, tienes menos reservas de glucógeno y aumenta el EPOC Cuanto más intenso y más largo el ejercicio, más EPOC En un estudio de 2002 del European Journal of Applier Physiology se observó que el metabolismo aumentaba alrededor del 20% durante las 48 horas después del ejercicio. Eso son casi 800 Calorías extra para un hombre medio. ¿Cómo asegurarte de que tu cuerpo entra en EPOC? Estas son las señales: Jadeas: si te quedas sin aliento haciendo ejercicio, quiere decir que estás creando un déficit de oxígeno. Es lo que buscas. Te queman los músculos: la sensación de quemazón la produce el ácido láctico, que a si vez estimula la hormona del crecimiento. No hace falta que los pesos sean muy grandes, pero sí que notes que te arden los músculos al final. Levantas bastante peso o haces esfuerzos grandes: No entrarás en EPOC...

Leer más
css.php