Necesitas más sexo en Navidad
dic29

Necesitas más sexo en Navidad

Según un reciente estudio, el 77% de los australianos practica el sexo para aliviar el estrés navideño. Australia, qué gran país. La Navidad parece inocente. Unos días de relajación con la familia, turrones y mantecados, unas copas de champán, ¿qué tiene de malo? Pues que esa estampa está sacada de un anuncio. En el mundo real, las fiestas de Navidad no son vacaciones, sino un campeonato del estrés. Agrias discusiones en la cena, niños hiperactivos, indigestión, resacas, compras compulsivas y un agujero en el bolsillo. Encima no tienes tiempo para hacer deporte. Los australianos sí que saben. Todo lo malo de la Navidad puede mejorar con una dosis adecuada de sexo. Pero ¿cómo? Todo consiste en buscar la ocasión adecuada: Tenemos que cocinar: enviad a niños, abuelos y añadidos a visitar el mercadillo navideño. Quédate con tu pareja en casa para preparar la comida. Pedid comida preparada por teléfono, y mientras llega, haced uso de la cocina como en las películas. Bingo erótico en la cena: haced apuestas durante la cena familiar. Por ejemplo, si el tío Fernando cuenta otra vez esa batallita de su servicio militar, más tarde te tocará pagar un favor sexual (a tu pareja, no al tío Fernando). Si la abuela protesta porque la sopa está fría, eres tú quien canta bingo. Reprimid las risas. No encontramos los adornos: o la vajilla buena, o esa caja de vino. Buscad una excusa para visitar el trastero, el garaje o el desván. Volved al cabo de una hora, explicando que con tanto trasto no había forma de encontrarlo. Compras navideñas: especial para padres. Encargad los regalos por Internet. Dejad a los niños con el resto de la familia, decid que vas a comprarles los regalos. Buscad una cama. Tres horas después, podéis contar que las tiendas estaban abarrotadas y que tendréis que comprar los regalos mañana. Repetid la jugada. Compras festivas: Dejad de lado las corbatas y los calcetines y visitad una buena tienda de juguetes eróticos y lencería. Uno compra el regalo para el otro. La gran escapada: solo para los más independientes. En Nochevieja, en lugar de gastar una fortuna en la fiesta y el cotillón, emplead el dinero en una habitación de hotel, y que os suban la cena. La celebración puede incluir el material de las compras festivas y el pago de las deudas contraídas en la cena. Foto:...

Leer más
Transformer en Navidad: utiliza a los niños como gimnasio
dic21

Transformer en Navidad: utiliza a los niños como gimnasio

¿No puedes ir al gimnasio en Navidad? Prueba el levantamiento de niños La Navidad deja pocas ocasiones para entrenar. Reuniones familiares, fiestas, resacas y comilonas. Mucho tiempo en casa y mucha televisión. Sin embargo, es una época del año en la que tienes a mano un equipamiento de gimnasia barato y flexible: los niños. Estas pequeñas personas vienen graduadas en peso según su edad, y dependiendo de lo que hayan comido son capaces de alcanzar distintas velocidades a la hora de perseguirlos o hacer carreras. Utiliza a los niños. Tanto si son los tuyos propios como si se trata de sobrinos o primos en cualquier grado, podrás ponerte en forma y además pasar un buen rato con ellos. Levantamiento de niños Si hace mal tiempo, toca quedarse en casa. Eso no quiere decir que haya que darse a la molicie. Si uno se deja, los niños tienen la costumbre de subirse encima de ti y utilizarte como equipamiento municipal recreativo. Aprovéchate y dedícate al levantamiento de niño, que debería ser disciplina olímpica. El entrenador Max Wettstein lo hace en la playa, pero en el salón también vale. No sufras por la niña, el vídeo tiene partes a cámara rápida y parece que la está agitando violentamente, pero en realidad lo pasa bomba. Lo mismo con los tres hijos de Anna Russell, una madre ocupada que ha encontrado la solución perfecta para hacer pesas. Corre que te pillo ¿Hace sol? Levanta el trasero del sofá y lleva a los enanos al parque o al jardín. Asegúrate de abrigarlos bien contra el frío pero, por favor, olvídate de esos pasamontañas de punto que las madres nos obligaban a llevar, acuérdate de cuanto tú lo llevabas y ten piedad. ¿Qué se puede hacer en el parque para entrar en calor? Lo de siempre, pero participando tú también, no te quedes sentado en un banco. Fútbol, baloncesto, tú la llevas, el juego del pañuelo, carreras a caballito. Cualquier cosa que implique correr. Volveréis todos sudando y con los carrillos encendidos. Tú habrás tenido una buena sesión de ejercicio areóbico de intervalos, y ellos estarán más cansados, se irán a dormir y no darán tanto la lata. Todo el mundo gana....

Leer más
Donde tengas el Excel no pongas el Facebook
jun28

Donde tengas el Excel no pongas el Facebook

Estás sentado en la oficina, miras por la ventana y justo enfrente han montado un circo al aire libre con leones y trapecistas. Intentas concentrarte, pero no puedes evitar mirar de vez en cuando. Hoy no va a ser un día muy productivo. Algo parecido puede ocurrirte con esa ventana al mundo que es Internet. Hace cincuenta años las cosas eran más sencillas, el trabajo estaba en la oficina o la fábrica. No había muchas distracciones, ni muchas formas de llevarse el trabajo a casa. Sin embargo, hoy tus amigos interrumpen tu trabajo a través de Facebook, y tu trabajo interrumpe la cena con tu familia a través de tu Blackberry. Hay que poner límites y volver a separarlos. Estas son cosas sencillas que puedes hacer desde hoy mismo: Cuentas separadas: si no te separas del ordenador, haz dos cuentas de usuario. Una para el trabajo, sin juegos y con algún programa de control, y otra con todos tus juegos, redes sociales y correo personal. Cierra la puerta, cierra la tapa: si es posible, separa físicamente el trabajo y el placer. Si trabajas en casa, usa una habitación que puedas cerrar y olvidar cuando termines. Otra solución es usar un ordenador diferente y, si es un portátil, al final del día de trabajo, cerrar la tapa. Es un gesto simbólico, pero funciona. Dos teléfonos: mucha gente tiene teléfonos separados, uno para el trabajo y otro personal, pero lo más complicado es apagar el que toca en cada momento. Evita las llamas personales durante el trabajo y las llamadas de trabajo cuando descanses. Échale coraje y que los demás aprendan a usar el buzón de voz. El cambio más difícil está en tu cabeza. Tienes derecho a una vida personal que no se vea interrumpida por el trabajo, y tienes la responsabilidad de trabajar sin distraerte con cuestiones personales. Disfrutarás más de tu tiempo de ocio, y rendirás más en tu trabajo. Foto:...

Leer más
css.php