EPOC: pierde grasa sentado en el sillón
Nov13

EPOC: pierde grasa sentado en el sillón

Sí, es posible estar sentado en el sillón y quemar grasa. Averigua cómo. Sería estupendo estar tirado en el sofá sabiendo que tu cuerpo, en ese momento, está quemando tus michelines. Esto es lo que prometen (y no cumplen) muchos aparatos de teletienda. ¿Es posible? Sí, pero tiene un truco: hay que hacer ejercicio antes. Tu cuerpo consume energía constantemente, sobre todo para mantener tu cerebro en marcha (consume el 20% de tu energía), mantenerte caliente y otros procesos como la digestión o la regeneración celular. Es lo que se denomina el metabolismo basal: lo que tu cuerpo gasta en parado. Esta energía sale, claro está de la comida, especialmente de los hidratos de carbono, que son los más fáciles de utilizar. Sin embargo, cuando tu cuerpo gasta mucha energía en muy poco tiempo, no puede quemar hidratos de carbono porque no hay suficiente oxígeno disponible. Por eso jadeas después de correr un sprint. Esto se llama exceso de consumo de oxígeno post ejercicio o ECOPE, en inglés, EPOC. Si no hay suficiente oxígeno, tu cuerpo quema grasa. Lo bueno del EPOC es que dependiendo del ejercicio que hagas, se puede prolongar después de terminar, con lo que tu cuerpo tendrá una “deuda de oxígeno” y quemará más grasa, aunque estés sentado en el sillón. Este efecto es aún más que la deuda de oxígeno, y se denomina en general afterburn: después de un ejercicio intenso tu cuerpo aumenta su metabolismo durante un tiempo, consume más energía y quema más grasa. Así funciona el EPOC: Las pesas e intervalos aumentan el EPOC mucho más que el cardio “trote cochinero”. Tabata es un gran ejemplo. Los hombres experimentan el efecto más que las mujeres, y es más potente cuanto más en forma estés. Si comes menos hidratos, tienes menos reservas de glucógeno y aumenta el EPOC Cuanto más intenso y más largo el ejercicio, más EPOC En un estudio de 2002 del European Journal of Applier Physiology se observó que el metabolismo aumentaba alrededor del 20% durante las 48 horas después del ejercicio. Eso son casi 800 Calorías extra para un hombre medio. ¿Cómo asegurarte de que tu cuerpo entra en EPOC? Estas son las señales: Jadeas: si te quedas sin aliento haciendo ejercicio, quiere decir que estás creando un déficit de oxígeno. Es lo que buscas. Te queman los músculos: la sensación de quemazón la produce el ácido láctico, que a si vez estimula la hormona del crecimiento. No hace falta que los pesos sean muy grandes, pero sí que notes que te arden los músculos al final. Levantas bastante peso o haces esfuerzos grandes: No entrarás en EPOC...

Leer más
La mejor temperatura para dormir
Oct21

La mejor temperatura para dormir

Regula la temperatura de tu entorno para dormir a pierna suelta. No dormir engorda, aumenta tus niveles de estrés y por tanto te expone a contraer más enfermedades. Uno de los factores que pueden ayudarte a conciliar el suelo es la temperatura de tu dormitorio. Ya sabes de sobra que cuando hace mucho calor no se puede dormir. Por encima de 26 grados el mecanismo de refrigeración de tu cuerpo se pone en marcha e interfiere con el sueño. Aunque lo mismo ocurre si hace demasiado frío. Por debajo de 12 grados tu cuerpo tiene que aumentar la actividad para calentarse y te despiertas en medio de la noche. ¿Cuál es la temperatura adecuada para dormir a pierna suelta? La respuesta hay que buscarla en las variaciones de la temperatura de nuestro cuerpo. A mediodía alcanza el máximo. A medida que avanza la tarde nuestra temperatura desciende, desencadenando el sueño. La temperatura mínima está sobre las 5 de la madrugada, antes de despertarnos. En general, bajar la temperatura del cuerpo ayuda a dormir. La temperatura correcta varía de una persona a otra, es diferente en hombres y mujeres, y es uno de los principales problemas que hay que negociar cuando se vive en pareja. La temperatura ideal de la habitación en la que duermes está entre los 15 grados y los 22. Más calor o más frío y alguien tendrá problemas para dormir. Regula la temperatura con la ropa de cama. Si es necesario utiliza edredones individuales. Los pies fríos pueden impedir que duermas bien. Si ese es el problema, ponte calcetines. También puedes usar mantas eléctricas, botellas de agua caliente o al revés, paquetes de gel frío. Sistemas como Chilipad permiten regular independientemente la temperatura de cada lado de la cama. El precio es razonable si se piensa cuántos divorcios se podrían evitar. Foto: Couple in bed de Shutterstock. No...

Leer más
Duchas de contraste para adelgazar
May21

Duchas de contraste para adelgazar

Cinco minutos de tortura al día, menos grasa en tu barriga. Puede que merezca la pena. Las duchas frías han pasado de método de tortura en los campos de concentración, a que la gente pague por ellas en el spa. Agua fría, agua caliente, repetir. Se recomienda para mejorar la circulación y prevenir la celulitis, pero pocos se atreven con ella en casa. ¿Y si te dijera que puede ayudarte a quemar grasa solo con cinco minutos? Ya sabes que el frío y las tiritonas activan la “grasa parda”, un tejido misterioso que cuando se estimula por el frío activa la oxidación  e la otra grasa no deseada en tu cuerpo, la de tus caderas o tu barriga. La grasa parda se encuentra alrededor del cuello en los adultos, y para activarla se recomendaba caminar por la nieve o sumergirse en agua con hielo. Sin embargo, según un reciente estudio, las duchas de contraste son igual de efectivas, y no duelen tanto. Para darte una ducha de contraste efectiva debes seguir estas instrucciones: Permanece 20 segundos bajo el agua fría Cambia a agua caliente y permanece bajo ella otros 10 segundos Repite diez veces En cinco minutos habrás activado tu mecanismo de quema de grasa y ni siquiera habrás hecho deporte. Con una aplicación como Gymboss podrás controlar el tiempo, que se hará eterno, pero merecerá la pena. Foto: Cold shower por...

Leer más
Evita ponerte enfermo en primavera
May17

Evita ponerte enfermo en primavera

  Evita los resfriados primaverales con seis simples consejos El invierno ya ha pasado, pero no hay nada peor que un resfriado primaveral. Cuando cambia el tiempo, nuestro cuerpo y sistema inmunitario tienen que adaptarse también. Como sabes, a nuestro cuerpo eso no le gusta, porque tiende a la homeostasis, es decir, a quedarse como está. Cualquier cambio produce estrés, el estrés dispara el cortisol, y el cortisol desconecta nuestro sistema inmune. Con las puertas abiertas a las bacterias y virus ¡bam! agarras el famoso y temido resfriado primaveral. Esto es lo que puedes hacer: Sube el volumen: se ha comprobado que la música aumenta la inmunoglobulina A, una proteína que fortalece el sistema inmunitario. Fuera estrés: hay que repetirlo más. El estrés desconecta tus defensas. Cuando estás estresado eres la víctima perfecta para cualquier infección, y si tienes estrés crónico con seguridad terminarás tendiendo una enfermedad crónica. Más sexo: la primavera también altera la sangre, y eso es bueno. Practicar sexo hace que desciendan los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y el intercambio de fluídos nos expone a más bacterias, lo cual refuerza las defensas. Comida limpia: come más omega 3 en forma de pescado y frutos secos, más proteína magra, más verduras y legumbres, más fermentados, y mucha menos comida basura. Si es posible, nada de comida basura. Suda: es un hecho, la gente que hace más deporte se pone menos enferma. Si no sigues un plan de entrenamiento como la operación transformer, puedes al menos hacer media hora de ejercicio de intervalos tres veces por semana. Eso quiere decir sudar tres veces por semana. Lávate las manos: parece una tontería, pero no lo es. Tus manos terminan en tu boca, y es la mejor forma de transportar gérmenes. Agua y jabón durante 20 segundos, o lo que es lo mismo, lo que tardas en cantar “cumpleaños feliz”. Foto: Shutterstock Pale sick woman with a flu,...

Leer más
El aire acondicionado, mitos y realidades
Jul11

El aire acondicionado, mitos y realidades

El aire acondicionado no te pone enfermo, a no ser que esté sucio Con el verano llegan las batallas por el termostato en las oficinas (y las casas). Las señoras con vestidos de tirantes, que pasan frío, contra los caballeros con corbata, que se asan. Quienes estornudan y moquean, mirando las rejillas refrigerantes como obra demoníaca, contra los que llegan de la calle sudando y respiran aliviados al notar el aire fresco. ¿Nos pone enfermos el aire acondicionado? La respuesta es no. Nos ponemos enfermos por los mismos motivos que el resto del año: exposición a bacterias, virus y alérgenos. El aire acondicionado tiene muchas ventajas: El calor extremo hace descender el rendimiento físico e intelectual Por encima de 26 grados no se puede dormir bien El aire acondicionado dispone de filtros que limpian el aire Las temperaturas bajas reducen las presencia de insectos y parásitos Al bajar la temperatura sudamos menos nos deshidratamos menos Pero es cierto que todas esas ventajas tienen algún inconveniente: El aire acondicionado elimina la humedad del aire, y el aire seco y frío produce irritación de los ojos y moqueo, lo mismo que nos ocurre en la alta montaña. El frío repentino pueden contraer rápidamente los vasos sanguíneos en el cráneo y provocar dolores de cabeza, igual que al comer rápidamente un helado En las grandes instalaciones centralizadas de aire acondicionado que no se mantienen bien pueden provocar brotes de legionelosis, pero es muy raro, y no se da nunca en las instalaciones caseras. El aire acondicionado provoca a veces un miedo irracional, como los hornos de microondas, que nace de no entender muy bien cómo funciona. El aire frío que sale del aparato es el mismo aire de la habitación, que entra por un lado y sale refrigerado y filtrado por otro. No hay nada extraño en el proceso, y si el filtro está bien, el aire sale incluso más limpio de lo que entró. Usa el aire acondicionado con cabeza: Con ropa de verano la temperatura más confortable está entre 23 y 26 grados. No hay necesidad de poner el termostato a 21, y además ahorras dinero Limpia los filtros con agua y jabón cada año En climas secos (como el de Madrid, donde vivo) usa un humidificador o un simple aerosol para vaporizar agua Si tienes frío usa una chaqueta ligera para aclimatarte durante los primeros...

Leer más
css.php