Resaca, diarrea, dolor de cabeza ¿qué hacer?

resaca

Si te has levantado con la cabeza como un bombo después de una noche loca de fiesta, es el grito de socorro de tu cuerpo. Esto es lo que puedes hacer para curar la resaca

Tienes un hamster muerto en la boca y cada movimiento parece enviar ondas de dolor a tus sienes. Tienes la cara hinchada. No tienes ni hambre ni sed, y puede que tengas diarrea. Enhorabuena, tienes resaca.

Aunque no lo creas, los científicos aún no están seguros al cien por cien de lo que causa la resaca, pero hay bastantes pistas de que gran parte del problema es deshidratación.

Primero conviene entender qué ocurre con tu cuerpo cuando bebes alcohol. El estómago absorbe un 20% del alcohol en tu bebida, pero la mayor parte pasa al intestino, de donde se envía al hígado para que se metabolice.

El alcohol es tóxico, pero tu cuerpo sabe qué hacer con él porque, aunque no bebas, en cada comida se producen dos o tres gramos de alcohol por la fermentación de los alimentos. El hígado lo descompone en compuestos inofensivos que se terminan eliminando por la orina.

Pero el hígado tiene un límite, solo puede procesar una copa por hora. ¿Has bebido más de eso? Pues el alcohol sobrante se queda circulando en tu sangre, y afecta a todos tus órganos, especialmente tu cerebro. El alcohol interrumpe las sinapsis (conexiones) entre las neuronas. Por eso te cuesta hablar y bailas como una comadreja epiléptica.

El alcohol afecta a la vasopresina, la hormona que determina tu nivel de hidratación, y tienes ganas de hacer pis todo el rato. Esta es una de las formas en las que te deshidratas. También impide que se absorban los líquidos en el intestino, y eso produce diarrea al día siguiente, lo que te deshidrata aún más.

 

La mejor forma de evitar una resaca tremenda es tomar medidas antes: comer de forma equilibrada antes, y beber al menos tanta agua como bebidas alcohólicas (un vaso de vino, un vaso de agua). Pero me temo que ya es tarde para eso.

Si ya tienes resaca, hay una sola cosa que puedes hacer: BEBE AGUA. Perdón, hay otra cosa que puedes hacer: tener paciencia.

Mitos sobre la resaca

Hay muchas falsas creencias sobre la resaca y cómo curarla. Estas son algunas de las más conocidas:

  • Beber una cerveza u otras bebidas alcohólicas a la mañana siguiente: No lo hagas. Cuando el alcohol en sangre baja, notas más los síntomas de la resaca. Un poco de alcohol te anestesia, pero no hace que te sientas mejor después, en todo caso, pospone y alarga la resaca.
  • Las bebidas energéticas como gatorade son mejores que el agua: En realidad no hay una gran diferencia. Lo que a tu cuerpo le interesa es el agua, las sales las puedes conseguir de la comida. Para colmo estas bebidas tienen grandes cantidades de azúcar, que no te ayudará.
  • Hay que tomar paracetamol: Error. El paracetamol se absorbe en el hígado, pero tu hígado está muy ocupado procesando el alcohol, así que el paracetamol se descompone en sustancias que pueden ser tóxicas, haciendo que te sientas aún peor. Si tomas algo, que sea ibuprofeno.
  • Si comes antes de irte a la cama no tendrás resaca: Buen intento, pero no funciona hay que comer antes de empezar a beber. La comida hace que el alcohol se absorba más lentamente y a tu hígado le de tiempo a procesarlo, pero cuando llegas a casa el alcohol ya está en tu sangre y la comida no te ayudará.
  • Si no mezclas vino o cerveza con licores no tendrás resaca: a tu cuerpo le da igual de dónde venga el alcohol. Lo cierto es que si solo bebes vino o cerveza, terminarás tomando una cantidad de alcohol mucho menor que si bebes ron, whiskey y ginebra, que tienen más grados alcohólicos. Es la cantidad, no la mezcla.

1 Comentario

  1. Interesante lo del paracetamol, buena info!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + cinco =

css.php