El problema con la soja

soja
El problema con la soja es que nadie parece ponerse de acuerdo. Para algunos es un súper alimento, para otros veneno. Como ocurre siempre, nos hacen falta más datos, y yo te los voy a dar.

La soja es una legumbre. Si alguna vez has comido edamame, el aperitivo japonés que consiste en las vainas tiernas de soja hervidas, sabrás qué aspecto tiene.

Las alubias de soja crudas son tóxicas. ¡Hay que cocinarlas siempre! La mayor parte de la soja que consumimos está transformada. Estas son algunos de los productos de soja que puedes encontrar más a menudo:

  • Leche de soja: las habas de soja se secan, trituran y hierven con agua.
  • Tofu: las habas de soja se secan, trituran y disuelven en agua, y la “leche” resultante se coagula con sales y enzimas para obtener una especie de queso.
  • Miso: es una pasta de soja fermentada con la que se hace la famosa sopa
  • Tempeh: originario de Indonesia, se produce con habas de soja fermentadas, y se usa mucho para fabricar sustitutos de carne.
  • Aceite de soja: se extrae de las habas de soja usando hexano como disolvente químico
  • Proteína de soja: lo que queda después de extraer el aceite es una especia de harina muy rica en proteínas, y se emplea como alimento para el ganado, como aditivo en mucha comida preparada, para fabricar batidos de proteína de soja, y comida para bebés.

La soja es rica en proteínas, para ser una legumbre, claro. Con 100g de soja tienes 17g de proteína y 9 gramos de grasa. Además contiene cantidades muy respetables de magnesio, selenio, cobre, potasio, manganeso, hierro, calcio, vitaminas B y vitamina K.

Todo eso está muy bien. El problema es que los nutrientes de la soja vienen empaquetados con otras cosas poco deseables:

  • Las proteínas de la soja no son tan biodisponibles como las de los huevos o la carne. Si los huevos tienen un valor de 100, la soja se queda en 74, que no está mal, pero quiere decir que una cuarta parte de esas proteínas no son aprovechadas por tu cuerpo.
  • La soja es un interruptor endocrino, es decir, afecta a tus hormonas. La soja contiene grandes cantidades de isoflavonas, análogas a los estrógenos, las hormonas femeninas. Tanto hombres como mujeres tenemos estrógenos en nuestro cuerpo (los hombres mucho menos, claro), y la soja produce los mismos efectos que un exceso de estrógenos. En las mujeres se usa la soja para combatir los síntomas de la menopausia, pero varios estudios han encontrado que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.
  • En los hombres, los fitoestrógenos de la soja pueden producir cambios hormonales. Aunque los estudios no son concluyentes, se sospecha que puede causar un descenso de la testosterona, la libido y la fertilidad, especialmente si se consume en grandes cantidades.
  • La soja contiene alérgenos, hasta 28 tipos de sustancias que se sabe que producen una reacción de los anticuerpos de Inmunoglobulina E. En algunas personas la alergia puede ser grave, en otras solo es una fuente de indigestión.
  • Hablando de indigestión, la soja y sus derivados contienen altas cantidades de fitatos, antinutrientes que impiden la correcta absorción de minerales como el zinc, hierro y manganeso. En presencia de fitatos el hierro se absorbe solo en un 50%.
  • El aceite de soja es una mala idea. Está compuesto sobre todo de ácidos grasos omega-6, y un exceso de omega-6 combinado con una falta de omega-3 produce inflamación en el cuerpo. Aunque no consumas aceite de soja, lo encontrarás por todas partes, especialmente en comida procesada.
  • El consumo de soja hace descender el colesterol LDL, pero como ya hemos explicado, eso no afecta a la incidencia de enfermedades cardiovasculares. La que importa es la cantidad de HDL (cuanto más, mejor).
  • La soja es un goitrógeno, es decir, una sustancia que inhibe la función de la tiroides. Aunque no se ha podido comprobar que lo cause en personas adultas, quienes ya padecen de hipotiroidismo no deben tomarla.
  • Las papillas, sustitutos de la leche y comida para bebés con soja son una mala idea. La soja puede interferir en el desarrollo durante la pubertad, y su alto contenido en manganeso y aluminio puede causar problemas neurológicos.

¿Qué pasa con los asiáticos? En Asia se consume soja como parte habitual de la dieta, y no parecen tener tantos problemas de salud. Pero lo cierto es que en su mayoría consumen fermentados de soja como miso o tempeh. La fermentación elimina muchos de los antinutrientes, aunque no las isoflavonas. Por otro lado, en Asia se consume en pequeñas cantidades, mucho menos que los europeos que siguen dietas vegetarianas.

Como en todo, la clave está en la dosis. La salsa de soja o el tofu de vez en cuando no te van a afectar, pero si comes soja y sus derivados todos los días, ten cuidado.

3 Comentarios

  1. Otro problema: (mi opinión como vegetariano que hace años que no come soja)

    Al ser la soja algo tan rentable, la mayoría de la que se comercializa viene con un negocio oscuro detrás con desforestación y muerte. Por lo que las personas que siguen una dieta vegetariana por cuestiones morales deberían plantearse si la comen o no.

    Responder
  2. Consumir Harina de Soja Texturizada, como fuente de proteina en desayuno, por ejemplo, no es recomendable?

    Responder
  3. Hola Darío,

    Ahora que estoy viviendo en México he visto que venden soja texturizada en todos lados, y súper barata además.
    Esto me hizo comprarla sin pensarlo, ya que vi que su aporte proteico era muy alto (aunque ahora veo que tan solo asimilamos la cuarta parte de esas proteínas).

    La cuestión es que normalmente cocino los domingos para toda la semana, entonces esta semana me toca comer soja a diario (porque 250 gramos deshidratados no parecía mucha cantidad, pero al hidratarla me ha salido para comer la semana entera lo mismo). Obviamente, esto no va a ser lo normal, pero si lo fuera ¿estaría contraindicado para la salud comer a diario soja?
    Se entiende que es solo a la hora de la comida, ya que para la cena siempre apuesto por pollo, ternera, salmón, etc. y desayuno huevos con champis cuando me apetece salado, o cottage con almendras y fresas cuando me apetece dulce.

    Antes de preguntarte busqué mucha información por internet, pero hay mucha que se contradice y es por esp que acudo a ti, porque realmente me fio de tu criterio casi al 100%.

    Saludos y felicidades por el blog. Ya son 3 años de fidelidad a tu sabiduría 😉

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres + = 8

css.php