Blue Monday es una tontería, sáltatelo en dos pasos

blue monday depresión

Dicen que hoy es el día más triste del año. Se equivocan. No caigas en la trampa.

El cielo está gris, se retiran los adornos de Navidad, vuelves sin ganas al trabajo, y ya has faltado a tus propósitos de año nuevo saltándote los días de gimnasio y acabando con los restos de los dulces que quedaban en casa. Las noticias políticas y económicas no ayudan. El tercer lunes de enero es el día más deprimente del año, ¿verdad? Pues no.

El motivo más importante para olvidarte de Blue Monday es que es un invento, y bastante estúpido. La agencia de viajes Sky Travel se lo sacó de la manga en 2005 como parte de una campaña publicitaria. La fecha se calculó a partir del número de reservas para viajes de vacaciones. La premisa es que cuando se reservan menos viajes, y más cortos, es porque la gente es infeliz.

El hecho de que haya millones de personas pasando el fin de semana en casa muy felices no se les pasó por la cabeza. El divulgador Ben Goldacre ya lo calificó de farsa años atrás.  pero el condenado dato se repite una y otra vez.

Es fácil desmontar todo lo malo que se te pueda pasar por la cabeza en este lunes en dos pasos:

1. Si no te sirven tus propósitos, proponte otros

propositos

En Año Nuevo decidiste ir tres veces por semana al gimnasio y la semana pasada ni siquiera fuiste. Tampoco has abandonado la cocacola. ¿Te has parado a pensar que tus propósitos podrían ser poco realistas? Nadie cambia de la noche a la mañana. Los cambios son graduales, y se necesitan al menos 21 días de repetir algo para que se convierta en un nuevo hábito.

Si no has podido con tus propósitos iniciales, no los abandones. Simplemente ponte unos que sean un desafío, pero que puedas cumplir. Te animará mucho más ir una vez por semana a entrenar que no ir ninguna y sentirte culpable. Basta con hacer el 10% de algo para sentirte bien y superar las excusas.

2. Enciende la luz y sal a la calle

flujo

Uno de los problemas de estas fechas (en el hemisferio norte) es la falta de luz. Los días cortos y oscuros afectan a los niveles de serotonina en nuestro cerebro y nos sentimos más deprimidos, produciendo el síndrome afectivo estacional. También producimos menos vitamina D, y su deficiencia lleva a sentirse cansados y débiles.

Dale la vuelta a la situación. Procura que tu casa y tu puesto de trabajo estén mejor iluminados. Intenta caminar al aire libre todos los días, aunque sea solo unos minutos. Toma pescado graso, carne y huevos para obtener más vitamina D de la comida, y sobre todo, menos azúcar, que tiene el efecto contrario y te deprimirá más. Moverte más también aumentará los niveles de serotonina y te sacará del hoyo.

¿Quieres aprender más sobre cómo hackear tu cuerpo y tu cerebro? Reserva ya tu ejemplar del libro Operación Transformer.

Apoya el libro de Operación Transformer en Kickstarter

Apoya el libro de Operación Transformer en Kickstarter

Foto: depressed woman, de Shutterstock, no reutilizar

3 Comentarios

  1. Y si aún así nos sentimos tristes un día como hoy podemos aplicar el truco que nos enseñaste hace un tiempo de dar unos cuantos saltos para sentirnos mejor.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + cuatro =

css.php