Cómo quemar la comilona de Navidad

quemar-navidad

Intentar quemarlo al día siguiente no funciona, la solución puede que te sorprenda

Al contrario de lo que puedas pensar, hacer ejercicio después de las comilonas no sirve para quemar esas calorías de más. Hay que hacer ejercicio antes.

En Nochebuena y Navidad es fácil llegar a las 2.500 Calorías en una sola sentada. Es decir, lo que comería una persona de 75 kilos en todo el día, concentrado en una comida. En cuanto sumas los dulces, el vino, y los licores, además de asados y guarniciones, los números se disparan.

Pues bien, tus músculos tienen un almacén de unos 300g de azúcar en forma de glucógeno, que usan para los esfuerzos intensos. Si vacías parte de ese almacén haciendo ejercicio antes de comer, tus músculos estarán hambrientos.

En tu cuerpo hay una molécula llamada GLUT-4 que se encarga de llevar la glucosa al interior de las células. Si te pasas el día sentado, GLUT-4 se coloca sobre las células de grasa, y cuando llega azúcar, abre la puerta para alimentarlas. El resultado, células de grasa más gordas.

Sin embargo, justo después del deporte, GLUT-4 se sitúa en tus células musculares, así que en lugar de alimentar tu michelín, ese turrón alimentará tus músculos, al menos en parte. Este es uno de los procesos que se explican en el libro de Operación Transformer que ya puedes reservar.

banner_blog

La forma de activar el GLUT-4 en tus músculos es una rutina corta e intensa, que puedas hacer en casa antes de la cena. Solo necesitas 13 minutos y medio. Este es tu circuito pre comilona:

Rodillas altas


rodillas altas

Se trata de correr en el sitio, pero levantando las rodillas hasta la altura de la cintura.

  • 1 minuto
  • Descanso 30 segundos

Flexiones


flexiones

Da igual cuántas hagas, pero debes estar un minuto sin parar. Si no puedes hacer ni una, usa la variante inclinada contra la pared, o apoya las rodillas.

  • 1 minuto
  • Descanso 30 segundos

Toyotas


toyotas

Es una sentadilla en la que al ponerte de pie saltas con los brazos hacia arriba, y aterrizas flexionando las piernas de nuevo. Mantén el abdomen bien firme.

  • 1 minuto
  • Descanso 30 segundos

Repite el circuito tres veces. Date una ducha y ataca esa mesa navideña con la conciencia más tranquila.

¿No puedes ponerte a hacer deporte porque estás con la familia? Si tienes niños alrededor, juega con ellos y disimuladamente utilízalos como material de gimnasio.

Conseguirás un efecto parecido.

Foto: sporty man in red, de Shutterstock, no reutilizar

 

 

 

4 Comentarios

  1. Interesante entrada para estos tiempos navideños (que no me gustan nada, por cierto). Estoy ansiosa a que salga el libro, ya me he apuntado al kickstarter (con su respectiva camiseta jejeje).
    Lo de hacer que los peques sean tu gimnasio es una muy buena idea… salvo que desde que has publicado la entrada original y tu hija abulta casi casi como yo…

    Responder
  2. A lo mejor parezco tonta o exagerada… Pero qué pasa si hacemos esto cada día antes de la comida principal? Si a lo mejor esto es demasiado… Qué tal un minutillo de sentadillas y de otro de flexiones? No debería hacerse o está permitido?

    Responder
    • Depende de cuál sea tu programa de entrenamiento. Si no haces deporte, hacer esto antes de cada comida puede tener unos efectos sorprendentes sobre tu cuerpo.

      Responder
      • Gracias por contestar! Hago rutinas de ejercicio cada día, pero el resto me lo paso sentada estudiando, aunque intento moverme.

        Aprovecho simplemente para decirle que gracias porque con este blog he descubierto todo un mundo que tenía desconocido respecto al deporte y la alimentación. Y creo que no hay mejor forma que con sus conocimientos. Enhorabuena por su dedicación.

        Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho + = 16

css.php