Así afectan los carbohidratos a tu vida sexual

carbohidratos sexo

Demasiados carbohidratos, o demasiado pocos, pueden descarrilar tu vida sexual. Esto es lo que debes saber.

El doctor John Harvey Kellog, inventor de los corn flakes, y el doctor Sylvester Graham, inventor de las galletas que llevan su nombre, no estaban buscando el desayuno perfecto. Ambos eran puritanos con ideas muy equivocadas, entre ellas, que la masturbación era el origen de muchos problemas de salud.

Ambos pensaban que desayunar carne y huevos, un desayuno “caliente” común a principios del siglo XX, avivaba el deseo sexual y llevaba a los jóvenes a entregarse a los placeres solitarios como si fueran bonobos. Sus crujientes inventos prometían una alternativa que rebajaría el furor sexual, facilitando una vida libre de pecado.

Lo peor es que tenían razón. Por eso no debes hacerles caso.

No. No tenían razón en que la masturbación es mala. Pero sí en que cuanta más azúcar y menos carne, pescado y huevos comas, menor será tu deseo sexual.

Un reciente estudio ha podido comprobar que el exceso de azúcar (glucosa y fructosa) hace que el cuerpo convierta parte de ese exceso en grasa, y esto a su vez desactiva el gen que regula las hormonas sexuales, testosterona y estrógenos. Así que si te inflas a cereales y galletas, baja tu deseo sexual.

Por si fuera poco, la grasa animal, que es principalmente saturada y monoinsaturada, hace aumentar la testosterona y los estrógenos, las hormonas sexuales. En cambio, las grasas vegetales poliinsaturadas, como los aceites de girasol, soja, etc., hacen que descienda.

Esto es consistente con los estudios que han podido comprobar que una dieta vegetariana o vegana hace que haya menos hormonas sexuales disponibles.

Cuidado con las dietas bajas en carbohidratos

Irte al otro extremo puede ser igualmente perjudicial para tu felicidad entre las sábanas. Cualquier dieta demasiado baja en calorías no proporcionará los suficientes nutrientes para mantener en marcha el deseo sexual. Tu cuerpo estará muy ocupado manteniéndote con vida. Si haces una de esas “limpiezas” con cebolla o jarabe de arce, despídete de tu deseo, y por si fuera poco, prepárate para rebotar y ganar más peso en cuanto termines.

Hay algunas personas que siguen la dieta Paleo o Atkins, altas en grasas y proteínas, y muy baja en carbohidratos, que tienen problemas con su libido. En muchos casos, es porque simplemente faltan calorías. Al reducir drásticamente los carbohidratos, se olvidan de aumentar las grasas en su dieta para compensar. El resultado es una dieta pobre en nutrientes, con los resultados antes mencionados: menor deseo sexual.

Por otro lado, si se sigue una dieta cetogénica (muy baja en carbohidratos) durante demasiado tiempo, hay riesgo de hipotiroidismo , y de que aumente el cortisol (la hormona del estrés). Ambas cosas afectan a la libido.

Esto es lo que tienes que hacer para evitar estos riesgos:

  • Toma la cantidad correcta de carbohidratos: una dieta que contenga entre 100 y 150 gramos de carbohidratos al día te proporciona beneficios sin llegar a ser cetogénica
  • Toma tus carbohidratos siempre después del ejercicio
  • Elige bien tus carbohidratos: verduras, legumbres, avena, boniatos, arroz y algo de fruta. Nada de azúcar ni harinas refinadas.
  • Si tienes muchos músculos y poca grasa, restringir los carbohidratos no te ayudará demasiado. Tu cuerpo ya los tolera bien.
  • En cetosis, haz cargas de carbohidratos semanales

Por mucho que cambies la dieta, es solo uno de los tres componentes una vida sexual sana, que curiosamente son los mismos componentes de un cuerpo saludable con menos grasa y más músculo:

  • Dieta
  • Ejercicio intenso
  • Sueño

Si tu dieta es correcta, y aún así no notas ese cosquilleo, recuerda que además tienes que levantar cosas pesadas y dormir bien por la noche.

Foto: lovely couple, de Shutterstock, no reutilizar

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 + = nueve

css.php