Bienvenido a la edad de hielo

edad de hielo

El frío te da un empujón adicional para ponerte en forma después de las fiestas.

Te habrás dado cuenta que al volver a entrenar en el gimnasio después de las fiestas de Navidad, no has perdido demasiada fuerza. Lo que  sí has perdido son las ganas. Te cuesta moverte, y te cuesta aún más empezar el día.

La sobredosis de azúcar navideña y la depresión de volver al trabajo tienen consecuencias físicas: tu metabolismo ha bajado. Quiere decir que tu cuerpo ha empezado a consumir menos energía por haber estar parado tantos días. Si además estás comiendo menos, para intentar perder esa barriga, tu metabolismo baja aún más.

¿Cómo arrancar tu motor metabólico? La respuesta es pasando frío.

El frío eleva de forma natural tu metabolismo y moviliza los depósitos de grasa. Notarás a tus músculos saltando como muelles para combatir el frío y te podrás en forma en menos tiempo. Prueba el con esta nuevas rutinas, tendrás más energía el resto del día, y solo necesitas cinco minutos.

  • Aprovecha el clima y asegúrate de pasar un poco de frío antes de cualquier actividad. Camina sin abrigo hasta el gimnasio o remójate con agua fría en la ducha por las mañanas. Entrena en pantalón corto. No tengas miedo, el frío no te pone enfermo.
  • Nada más levantarte de la cama por las mañanas, llena el lavabo o un cuenco grande de agua fría, añade un puñado de cubos de hielo, y sumerge la cara durante 15 segundos. Los nervios de tu cara envían el mensaje al resto de tu cuerpo para que acelere tu metabolismo. Poco a poco podrás mantener la cara sumergida más tiempo.
  • Por la noche, antes de acostarte, sumerge los pies en agua con hielo durante otro minuto. La bajada de temperatura te ayudará a dormir de un tirón, y además sentirás menos frío en los pies.

Foto: fit man outdoor in snow, de Shutterstock, no reutilizar

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete + = 16

css.php