Dieta paleo: todo lo que necesitas saber

dieta paleo

Comer como un troglodita puede ser muy bueno para tu salud y tu aspecto físico.

Algunas personas han decidido hacer una dieta tradicional: si tu abuela no lo comía, no lo comas tú. Otras prefieren llevar el argumento más lejos: si tus antecesores prehomínidos no lo comían, no lo comas.

La dieta paleolítica o “paleo” consiste simplemente en restringir la comida a aquellos productos a los que nuestros ancestros prehistóricos tenían acceso:

Como en tiempos prehistóricos no había agricultura, esto quiere decir que dejas de comer todo lo que contenga cereales o legumbres (ambas cosas en su estado natural no se pueden digerir o son tóxicas). Es decir, tomas la pirámide alimenticia y le das una patada para mandarla muy muy lejos.

¿Es una buena idea?

La respuesta rápida es sí. De un plumazo te libras de todos los alimentos que te están haciendo daño y convirtiéndote en gordo: azúcares, harinas blancas, grasas trans, y en general, todo la comida que venga envuelta en plástico.

También tiene otro efecto beneficioso: reduces los hidratos de carbono de tu dieta, y aumentas la proporción de proteínas y grasa. Es decir, te acercas a la dieta transformer. La dieta actual, baja en grasa y proteínas y alta en hidratos de carbono, es la responsable del enorme incremento de la obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes en el mundo occidental.

Comiendo más proteínas y más grasa saludable, y reduciendo los azúcares y almidones verás inmediatamente una mejora en tu cuerpo.

¿De dónde sacar tus hidratos de carbono?

Aunque pueden estar cerca, la dieta paleo no es necesariamente cetogénica (muy baja en hidratos). Puedes obtener tus hidratos de carbono de estos alimentos:

  • Tubérculos como patatas o boniatos
  • Verduras de hoja de todo tipo
  • Raíces como zanahorias o nabos
  • Frutas
  • Frutos secos

¿Es para tí?

Una de las grandes ventajas del cuerpo humano es que es adaptable. Seguramente en el Paleolítico la dieta cambiaba según los alimentos que estuvieran disponibles. Es de suponer que los habitantes de las zonas frías comían más grasa, como los esquimales, y los de las zonas templadas más frutas y verduras.

Esto también quiere decir que puedes ser flexible. Si haces dieta paleo un 60% del tiempo, estarás mucho mejor que si sigues comiendo doritos y croquetas. La dieta paleo, como cualquier dieta que merezca la pena, no es algo que haces durante unas semanas y después vuelves a la pizza y los donuts. Es un estilo de vida, igual que la Dieta Transformer.

Por cierto, recuerda que ninguna dieta mejorará tu cuerpo si no haces ejercicio. Así que a moverse.

Foto: Silhouettes of cavemen hunters de Shutterstock, no reutilizar

Compartir en

11 Comentarios

  1. Pensaba que las legumbres era de las mejores opciones alimenticias

    Responder
  2. Yo no lo visualizo para nada… también se supone que habría que comer todo a la brasa o crudo?
    y los lácteos también quedan fuera de lo admitido…
    Además algunos defensores de la dieta paleo aseguran que los ayunos están bien porque equivale a cuando los paleolíticos no tenían alimento y tenían que salir a buscarlo…
    La vida no se divide en dieta paleo o fritos y precocinados a muerte… digo yo vamos!!

    Responder
    • En respuesta a los lacteos, somos los unicos seres vivos que seguimos tomando leche despues del periodo de lactancia y ademas, es de otro animal. Lo unico que aporta la leche cuando somos adultos es el calcio, lo cual hay que buscar una forma alternativa de incorporarlos

      Responder
      • “Lo unico que aporta la leche cuando somos adultos es el calcio”

        Estás seguro de esto? yo no. Esa lógica tan repetida de que “somos los únicos…” no tiene mucho peso, también somos los únicos únicos seres vivos que cocinamos y horneamos cosas…etc etc

        Cuales son las razones exactas, relacionadas con la salud, para rechazar la leche?

        Responder
        • La razón principal es que el calcio de la leche de otros animales es “contraproducente” (por decirlo de alguna manera) en los humanos. El calcio que tienen no es asimilado como debería además de producir el efecto contrario al que se piensa (no voy a andarme con “tecnicismos” porque en internet hay información que puedes encontrár fácilmente sobre este tema) ya que es un producto genéticamente orientado a las crías de estos animales.

          La otra razón (más importante a mi entender) es que con la “dieta paleo” es totalmente innecesario buscar alimentos con calcio, ya que la gran mayoría de los alimentos permitidos en esta dieta lo tienen (el repollo, las zanahorias, las cebollas, el pescado, etc…) y además es el tipo de calcio adecuado para nosotros ya que éste es asimilado de una manera mas eficiente y no dañina para nuestro organismo.

          De esto hay mucha información, leyendo un poco sobre algunos alimentos te enteras de cosas que nunca habrías pensado.

          Responder
      • Seria curioso ver a una vaca adulta meterse en un agujero debajo de otra vaca para poder alcanzar sus ubres.

        Por otra parte, el ser humano es el único mamífero que puede digerir la leche de adulto (no todos, vale, los chinos no.) Será que la naturaleza quiere que consumamos leche?

        Hay tantas cosas que nos distinguen de los demás mamíferos como para fijarse en si pueden tomar leche o no.

        No es más que otro de los millones de falsos mitos alimentarios, como que no se debe mezclar la leche con fruta, o que el agua engorda durante la comida, o que no se debe tomar fruta de postre.

        Responder
  3. Yo también Juan. Desde los ’60 y ’70 se han hartado de decirnos eso, ¿verdad? El problema es que antes el 80% de la población trabajaba intensivamente, en el campo o, posteriormente, en actividades industriales. Hoy en día nuestro gasto de calorías es mucho menor y sin embargo seguimos comiendo igual. Y más aún: las pirámides nutricionales con las que nos han adoctrinado desde hace cincuenta años fueron en su día muy polémicas.

    Responder
  4. Cosas con las que no estoy del todo de acuerdo:

    1) Las patatas y lo tubérculos en general. O eliminados o en cantidades muy reducidas. La patata, por ejemplo, también es tóxica si no se cocina o prepara de algún modo. Presumiblemente nuestros antepasados no ingerían grandes cantidades, si es que las ingerían. Y eso sólo en ciertas áreas del planeta. La patata no es una buena idea.

    2) Los lácteos no son mencionados. Si se es completamente tolerante, se pueden consumir en cantidades moderadas. Si se sospecha de cierta intolerancia lo primero es salir de dudas y, si es el caso, sustituirlos.

    Responder
  5. Interesante y esclarecedor…aunque a mi la leche, yogur y avena no la los quita nadie!! 🙂

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es

css.php