Cinco trucos para dar más sabor a tu dieta

20130815-065025.jpg

Si estás a dieta no quiere decir que tu comida tenga que ser aburrida

Cuando la gente piensa en hacer dieta, les viene a la mente una imagen deprimente de un plato de col hervida con dos lonchas de fiambre de pavo. La comida no sólo es sustento, sino también un placer, y por eso es tan difícil dejar atrás la comida basura, repleta de sal, azúcar y sabores intensos.

Pero la comida sana no es insípida. Los cocineros profesionales tienen técnicas para extraer todo el sabor de los alimentos que tú puedes usar sin añadir calorías:

Dorar

La reacción de Maillard, llamada así por el químico francés que la descubrió, es la que hace que al dorar la carne aparezca esa capa marrón oscuro y todos esos deliciosos aromas que no estaban en la carne cruda. Lo mismo se aplica al pollo o al pescado. Ojo, no pases de dorar a carbonizar, la comida carbonizada es tóxica.

Caramelizar

Los hidratos de carbono al calentarse se vuelven más sabrosos y un poco más dulces de forma natural y sin añadir nada. Deja pochar tus cebollas y otras verduras con muy poco aceite a fuego medio hasta que estén doradas para extraer todo el sabor.

Saltear

Añadir a tus verduras un poco de grasas saludables, como el aceite de oliva, aumenta la absorción de los antioxidantes. Prueba también a saltear en una sartén a fuego medio con un poco de aceite hinojo, apio, puerro, o incluso hojas verdes como lechuga, espinacas frescas o col. Añade un poco de limón y verás la diferencia.

Desglasar

Después de saltear pollo, carne o pescado, elimina el exceso de grasa de la sartén y verás que quedan pequeñas partículas marrones. Ahí está todo el sabor, añade en la misma sartén vino, caldo o agua, hierbas aromáticas, un poco de limón y cuece hasta que se reduzca todo en una salsa llena de sabor y casi sin calorías.

Marinar

Pon tu carne, pollo o pescado en una bolsa de cierre hermético y añade sal, pimienta, una cucharada de aceite, una cucharada de limón o vinagre, menta, romero o las hierbas que se te ocurran. Pon la bolsa en el refrigerador durante 24 horas. Al día siguiente elimina la marinada y haz tu carne o pescado a la plancha. Simplemente espectacular.

Foto: stone rice bowl de Shutterstock

Compartir en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 3 = doce

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es

css.php