En Navidad, come sin engordar (tanto)

Tu familia te va a cebar estas fiestas. Con este truco podrás minimizar los daños.

Abandona toda esperanza porque vas a caer en las redes de tus padres o abuelos, que te darán plato tras plato de deliciosa comida navideña hasta que entres en coma. Hay veces que no es posible escapar, pero como siempre, se pueden evitar los daños. Esto es lo que tienes que hacer antes de la cena. No preguntes, lo explicaré más tarde:

  • Enciérrate en el cuarto de baño
  • Saca el teléfono móvil. Abre el cronómetro. Sí, tienes uno.
  • Haz sentadillas durante 45 segundos. No te pongas de pie del todo, cuando subas mantén las piernas ligeramente flexionadas. De este modo los músculos están constantemente en tensión.
  • Sin descansar, haz flexiones en el suelo durante 45 segundos. Igual que antes, no bloquees los brazos arriba, que siempre haya algo de tensión. Si no puedes en el suelo, hazlas contra la pared.
  • Respira, recupera la compostura, tira de la cadena para disimular y sal del baño.

¿Qué es lo que has hecho? Protegerte contra la comilona que te espera.

Como ya sabes, cuando comes mucho, especialmente hidratos de carbono, tu insulina sube como la espuma. Con la insulina alta, toda esa comida que estás digiriendo se almacenará en tus células de grasa, a no ser que comas justo después del entrenar, que es el único momento que alimenta a tus músculos.

Pero puedes engañar a tu cuerpo y hacerle pensar que tus músculos también necesitan un poco de alimento, y que no todo vaya directo a tu michelín. Tienes que activar tu GLUT-4.

Esta proteína está presente en las células de grasa o a las células musculares, y cuando sube la insulina, abre las puertas para que entre la glucosa a alimentarlas. A no se que vengas del gimnasio, tus células musculares no tienen motivo para abrir la puerta, y va todo a la grasa. Pero se ha descubierto que el GLUT-4 puede activarse en las células musculares mediante la contracción.  Entre 60 y 120 segundos de contracción continua son suficientes. Por eso un minuto y medio de flexiones antes del atracón es efectivo.

Recuerda, la contracción debe ser continua, no subas del todo ni bajes del todo haciendo las sentadillas ni las flexiones. Notarás que te “queman” las piernas. Eso es bueno.

Esto no es algo que puedas hacer todos los días, es solo para emergencias. El resto del tiempo, sigue una dieta razonable.

Ahora, a comer ese turrón.

5 Comentarios

  1. Que pasaria si hacemos esta rutina antes de cada comida?

    Responder
  2. Valeeeee ……… lo haré …… pero como me pille mi padre haciendo sentadillas con los tacones y el vestido de brillis diré que ha sido cosa tuya, que en mi casa somos muy pimpines y nos ponemos de limpio para zampar como gochos.
    Bueno, pues como los mayas han fallado solo me queda desearos a todos FELIZ NAVIDAD y un NUEVO AÑO a tope de dominadas, arrancadas, abdominales y miles de pedaleos …… que, aunque todo va como va, ya sabéis …….SIEMPRE NOS QUEDARÁ EL GYM
    BESITOS ……
    Fa lala lala lala lala (esto, aunque no lo parezca, es un villancico)

    Responder
    • Jajajaja, lo que me he reído!

      Responder
  3. Andaaaa … que si te pillan haciendo eso, que vergüenza … bueno … siempre puedes salir diciendo que te estabas masturbando xD

    FELIZ NAVIDAD 😀

    Responder
  4. Jajaja Feliz Navidad! Nos pondremos fofos y luego a sufrir en Enero 😀

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− tres = 1

css.php