Sobrevive a la comida en Navidad

Abandona toda esperanza, porque el turrón acecha.

Llegas al trabajo, y hay una bandeja de dulces esperándote tentadora en recepción. En lugar de comer de tu tupper, tienes que ir a una comida de empresa. Visitas a unos amigos y te ceban con queso y vino. Llega la Navidad.

Te encuentras constantemente rodeado de delicioso chocolate, almendrados, mazapán, pasteles, asados, salsas, todo ello regado con abundantes licores y espumosos. Así hemos crecido, y es difícil sustraerse del espíritu glotón y orgiástico de estas fiestas que provienen de las Saturnales romanas.

El problema de la Navidad tanto el atracón de Nochebuena como el no parar de comer mucho durante varias semanas.  Igual que en las vacaciones de verano, el secreto no está en una disciplina férrea, sino en el control de daños. Sigue estos tres principios:

  • El gran enemigo es el azúcar. Evítala en lo posible. Si puedes elegir, elige el dulce que contenga más almendra y menos azúcar. Mejor el turrón duro que el blando. Mejor el chocolate oscuro que con leche.
  • Proteína sí, hidratos de carbono no. Bienvenido sea el marisco, pero cuidado con la mayonesa. Adelante con el cordero, pero deja las patatas en el plato. Acompaña ese besugo con brocoli o setas.
  • Si no quieres renunciar a nada, come la mitad. Ya metido en la terrible comida o cena de Navidad, haz un pacto contigo mismo y sírvete la mitad de todo. Un trozo de mazapán en lugar de dos. Deja la mitad de las patatas fritas en el plato. Come solo la mitad del pastel.
  • Mejor fermentados. Elige vino o cerveza, te harán menos daño que los licores destilados como la ginebra, ron o los malignos licores dulces, que combinan el alcohol con el azúcar.

Foto:  fesja

Compartir en

4 Comentarios

  1. Muy buenos propósitos, pero me temo que no has considerado el factor MADRE.

    Responder
    • Entiendo, el factor madre o factor abuela, no poder rechazar cuando te han preparado algo por navidad … y ya sabemos como son, o entra por las buenas o por las malas 😀

      Responder
  2. Los polvorones, mazapanes y turrones no me dicen nada pero … que quieres que te diga … al Roscón lo ataco como si no hubiera un mañana y mi mamá hace el día de Navidad una zarzuela de marisco en la que no se puede mojar solo un barquito … toda una flota me zampo yo solita!!!!
    La vida es para vivirla y total las fiestas son unos días …. que ya está el resto del año para sudarlo
    Y, por supuesto, estoy TALMENTE de acuerdo con Maite … has olvidado el factor madre, tías, abuelas, amigas que hacen tartas, amigos aficionados … y no los vamos a defraudar!!! Besitooooos

    Responder
  3. O aprovecha la navidad para hacer dieta de volumen.
    A saco paco

    Responder

Responder a Juanan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro + = 8

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es

css.php