Para qué sirven las pruebas de intolerancia alimentaria

Así que dejando de comer plátano y anchoas perderás peso y se te quitarán los gases. Quedarás como nuevo, prometen. ¿Te lo crees?

La web está llena de ofertas de tests de intolerancia alimentaria que prometen detectar la comida que te hace daño, hacerte adelgazar, curarte los gases, depurarte y prevenir enfermedades. ¿Tiene sentido?

La intolerancia alimentaria existe. Pero no confundas la intolerancia con la alergia a los alimentos. La alergia requiere la presencia de un anticuerpo, la inmunoglobulina E. Es la que se mide cuando vas al médico y te hacen la famosa prueba con dos líneas de pinchazos en el brazo. Tampoco se debe confundir la intolerancia con la celiaquía, que es una enfermedad autoinmune.

La intolerancia provoca una reacción adversa a determinados alimentos, con síntomas como urticaria, congestión nasal, nauseas, gases o estreñimiento. En estos casos de intolerancia hay un aumento de la inmunoglobulina G, que es precisamente la que se mide en los tests de intolerancia alimentaria con análisis de sangre. Pero por desgracia, la correlación no implica causación. Si cada vez que lavas el coche llueve, no es que estés causando tú la lluvia. Si tienes inmunoglobulina G cuando comes pepino no quiere decir que seas intolerante al pepino. Puede ser que sea lo último que hayas comido, o lo que comas más frecuentemente.

La única forma de descubrir una intolerancia alimenticia es una dieta de eliminación, en la que evitas comer un alimento durante unas semanas, compruebas los resultados y pasas al siguiente.

¿Qué hay de los tests de bioresonancia? ¿Y los que analizan el pelo? No necesitan extraer sangre, son rápidos, pero la verdad es que no tienen ninguna base científica ni credibilidad alguna.

Tipos de test de intolerancia

  • Análisis de sangre: se extrae sangre para medir la respuesta de la inmunoglobulina G a diferentes tipos de alimentos. Sin embargo, esta respuesta no indica que seas intolerante a ese alimento. Los resultados no son de fiar.
  • Dieta de eliminación: Consiste en evitar un alimento concreto durante unas semanas, y comprobar si desaparecen los síntomas. Es largo y costoso, pero es la única forma segura.
  • Resonancia biomagnética: No está demostrado que los tejidos vivos respondan a las ondas electromagnéticas por resonancia, ni mucho menos a las ondas de un pepino o un tomate. Una pérdida de tiempo y dinero.
  • Análisis del pelo: tomando una muestra de pelo se analiza para comprobar el contenido en metales pasados, aunque no hay ninguna relación entre éstos y las alergias. No sirve.
Compartir en

5 Comentarios

  1. Felicidades por el blog tan completo que tienes, llevo tiempo leyendolo y gracias a ti me he animado a comenzar. He comenzado con la dieta que dices combinado con gimnasio, pero tampoco he ido mucho al gimnasio, mas bien de vez en cuando un dia a la semana o algunas semanas dos veces. Aun asi he bajado 4kilos de peso. ¿que me recomiendas? ¿seguir con el mes uno, pero intentando ir mas al gimnasio o pasar al mes dos?. Otra duda que tengo es que me gusta mucho el queso, suelo comer queso por la mañana en el desayuno y tambien despues de cenar me gusta acabar con un poco de queso ¿seria recomendable suprimirlo? Gracias Dario

    Responder
    • ¿Qué clase de queso comes? Los quesos curados tienen mucha grasa, y eso no es malo en sí mismo, pero sí lo es cuando sumas todas esas calorías a los hidratos de la dieta. El queso fresco tiene mucha menos, y las mismas proteínas.

      En cuanto al deporte, recuerda que no quieres bajar de peso, sino perder la grasa y mantener o aumentar tu músculo. Solo con la dieta no es suficiente, hay que hacer ejercicio de resistencia al menos tres veces a la semana. Si no puedes, al menos intenta estar activo de otras formas: olvídate del ascensor y sube escaleras, haz una tabla de flexiones con tu propio peso (mira las secciones “sin gimnasio”), camina más, sal a correr unas series de sprints, etc.

      Responder
  2. Por la mañana como Tortilla de pavo y queso de sandwich y por la noche despues de cenar un poquito de queso del tipo que tenga abierto por casa (manchego, azul, frances…). Otras veces termino la cena con una rebanada de pan tostado con queso philadelphia light.
    Aunque no vaya lo suficiente al gimnasio, siempre subo andando a todos los sitios, camino antes y despues de comer, hago abdominales en casa por la mañana y por la tarde y alguna que otra flexión. Mi duda es si debo pasar a la dieta que pones en el mes dos o continuar con la dieta del mes uno.
    Gracias por responder.

    Responder
  3. ¡Muchas gracias!
    En esta ya no me pillan!!

    Responder
  4. Muy agradable tu sitio, y la información que proporcionas, es clara y directa muchas gracias :3

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − = dos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es

css.php