La comida trampa

Te comes una patata frita y ya no puedes parar. Hay comida que hackea tu apetito. Cuidado.

Estás hasta arriba de lasaña, pero aún te queda hueco para el postre. Abres un bote de cacahuetes con miel, todo se pone borroso y cuando te das cuenta te lo has terminado. Te bebes una lata de cocacola y aún tienes más sed.

Aquí hay algo que no funciona.

La comida que es dulce y salada a la vez anula el control de tu apetito. A causa de un fenómeno llamado saciedad sensorial específica, nuestro cerebro tiene circuitos diferentes para controlar el apetito de las cosas saladas, dulces, amargas o ácidas. Esto quiere decir que cuando nos sentimos llenos después de haber comido alimentos salados, el cerebro todavía no se ha saciado de dulce. Por eso nos cansamos de comer una sola cosa, y sin embargo nos pasamos de la raya en un bufet libre. Por eso nos entra el postre después de una comilona.

El apetito lo regulan dos hormonas: la leptina, que nos indica que estamos llenos, y la ghrelina, que nos avisa de que tenemos hambre. La leptina tarda en actuar, y la sensación de estar llenos nos llega unos 20 minutos tarde. Por eso es tan importante comer despacio. Pero además, la comidas saladas y dulces inhiben la leptina y retrardan aún más la sensación de saciedad.

Cuanto más sabrosa es la comida, más tarde llegan las señales de que hemos tenido bastante. Si añadimos grasa, que potencia los sabores, las combinación de azúcar y sal es una trampa mortífera. Sigues comiendo sin darte cuenta de que estás lleno. Mira estos ejemplos y aléjate de ellos como de la peste:

  • Ketchup: Piensas que el ketchup es salado, pero en un bote hay tres sobres de azúcar. Como contiene vinagre y bastante sal, no lo notas.
  • Cacahuetes con miel: grasa, dulce y salado a la vez, no puedes parar.
  • Salsas: la mayor parte de las salsas industriales contienen azúcar, sal y grasas trans.
  • Refrescos: La cocacola es dulce, con tres sobres de azúcar por lata, pero también contiene sal. El ácido hace que no se note tanto, y que no puedas parar de beber.
  • Patatas fritas, palomitas y aperitivos en bolsa: no suelen tener azúcar, pero el almidón junto con la grasa y la sal produce el mismo efecto.
  • Los cereales de desayuno: crees que son dulces, pero mira el contenido en sal

No caigas en la trampa

La mezcla de dulce y salado es el secreto de la buena cocina. Por eso tu madre pone azúcar a la salsa de tomate, o miel a la salsa del cordero. Pero cuando se trata de aperitivos o golosinas pueden acabar con tu cintura y tus buenos propósitos para la operación Transformer. ¿Qué hacer? No caigas en la trampa:

  1. Come comida. La comida “limpia” te deja más satisfecho con menos calorías. Si tienes hambre come primero verduras, carnes y pescados sin grasa. Cuanto menos preparada, mejor.
  2. No hagas la compra con hambre. Comprarás muchas porquerías.
  3. No compres aperitivos en bolsa. Si no los compras, no hay tanto riesgo de que te los comas.
  4. Evita los platos preparados. Contienen enormes cantidades de grasa, azúcar y sal. Mira la etiqueta.
  5. Come despacio. Deja que la leptina haga su trabajo.
  6. No hagas otras cosas mientras comes. Saborea cada bocado y concéntrate. Si estás distraído es más fácil atiborrarte sin darte cuenta.
  7. Si comes frutos secos, que sean crudos. Ni salados, ni fritos, y sobre todo, sin miel.

 

 

7 Comentarios

  1. Sin duda eso es lo que hace tan mortal al glutamato monosódico o eso es lo que he oído, buen tema es importante pasar de la comida chatarra tanto para subir como para bajar de peso.

    Responder
  2. Estupendo artículo Dario, por otro lado, pienso que hay un efecto “adictivo” en esta clase de comida, independiente de la ausencia de saciedad que producen. Me gustaría que algún día comentaras a que proceso hormonal se debe.

    Responder
  3. David,

    Lo puedes ver en los artículos enlazados. Esa combinación de comida no solo suprime la leptina, sino que aumenta los niveles de dopamina en el cerebro, el neurotransmisor de las sensaciones placenteras. El efecto es parecido al de muchas drogas. Hablaremos más adelante de la dopamina 🙂

    Responder
  4. Pues yo opino que la comida basura es muy mala para el organismo del cuerpo humano y tal. SOn mejor las verduras de la huerta de mi abuela. Por cierto, que la verdura hay que dejarla bien verde, que si no pierde las vitaminas.

    (:))
    ( 🙂 )
    (;))
    ( 😉 )
    (:P)
    (;P)
    ( 😛 )
    ( ;P )

    Responder
  5. Por cierto, no olvideis alejaros de:

    GLUTAMATO MONOSÓDICO (MSG) E-651
    GRASAS TRANS
    COMIDA MODIFICADA GENÉTICAMENTE (GMO)
    ASPARTAMO E-951
    NEOTAME (variante más potente del aspartamo) E-961
    BISPHENOL-A (BPA): Esto en los envases de plástico
    VACUNAS
    TELEVISIÓN (difícil, pero con el tiempo os alegraréis)

    ;p
    :p
    🙂

    Responder
  6. Cuidado con el jarabe de maíz con alta fructosa contenido en las latas de refrescos. Aunque creo que esto último sólo es en USA. Pero de todas formas cuidado con los refrescos, que llevan mier** y además los de cola contienen una infima cantidad de cocaína para ser más adictivos. Esto es cierto, aunque parezca leyenda urbana.

    Responder
  7. Por cierto, muy bueno el artículo. Pero si es facílisimo comer bien. Y además es bueno para el cuerpo. Y después te seintes mucho mejor que cuando te has comido una bolsa de patatas fritas, o un donuts de chocolate.

    Mira, judías verdes congeladas cocidas al baño maría un par de minutos, y de segundo una rodaja de salmón a la plancha con un poco de sal (que por mucho que digan es necesaria para el organismo) y pimienta negra. Ahí lo tienes, unos pocos minutos, y tienes una comida de primera sin romperte mucho la cabeza. Comes pan para aportar hidratos de carbono, y ya está.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Determinismo alimentario | El Blog de David Donaire - […] Con esto, aunque se podría hablar mucho más, cierro mis comentarios a la lista que leo en un blog…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 8 = doce

css.php