Recupérate rápido de tus lesiones

Así es la vida. Si vas a pescar, te mojas. Si haces deporte, tarde o temprano, te lesionas. Acelera tu recuperación.

¿Por qué los futbolistas profesionales se recuperan en un par de semanas y tú tienes que pasar escayolado más de un mes? La palabra mágica es rehabilitación.

Es cierto que cuando los tejidos se dañan hay que dejarlos reposar para que se recupere. Pero el reposo no quiere decir inmovilidad (a no ser que estés escayolado de pies a cabeza). Sigue estos trucos para que las lesiones no te detengan más tiempo del necesario:

  • Lo primero es evitar la lesión antes de que se produzca. Protégete. Es mucho mejor llevar casco, rodilleras y protector lumbar, y parecer un soldado imperial, que estar un mes en una escayola.
  • Cuando ya te has lesionado, hielo. Esto lo sabe todo el mundo, pero ¿por qué hielo? Cuando se produce una lesión hay inflamación. Los tejidos inflamados pueden presionar los nervios, lo que provoca dolor e impredir los movimientos, así que es mejor hacer que baje. Lo mejor es aplicar hielo durante 20 minutos nada más producirse la lesión, y repetir cada pocas horas hasta que baje. Poner el miembro en alto busca el mismo objetivo.
  • Reposo, pero no descanso: por lo general, la receta que vas a recibir del médico es reposo y antiinflamatorios. Pero reposo no quiere decir quedarse en la cama. Tener un brazo o una pierna inmovilizados, no es excusa para dejar ejercitar el resto del cuerpo. Si tienes las piernas bien, corre y haz sentadillas. Si tienes un brazo mal, ejercita el otro. Muévete.
  • Antiinflamatorios: los dos tipos más usados son los antiinflamatorios orales y los tópicos (que se apllican en forma de gel o crema). Tu médico te indicará cuál es el más adecuado. Los antiinflamatorios tópicos tienen la ventaja de que no afectan al estómago.
  • Calor: si lo primero era bajar la inflamación usando frío y medicamentos, después llega el turno del calor. Al aplicar calor se consigue hacer los tejidos más flexibles, y se evita que se restrinja el rango de movimiento. Se puede aplicar una almohadilla caliente (las que se calientan en microondas funcionan bien) o llevar una rodillera o muñequera que mantenga el calor.
  • Rehabilitación: el reposo y la inmovilización pueden dejarte con menos fuerza y menos rango de movimiento que antes. Ponte en manos de un fisioterapeuta que te indique los ejercicios adecuados para recuperar fuerza y movilidad lo antes posible. Terapias específicas como la electroestimulación o los ultrasonidos funcionan bien, y ciertas terapias alternativas como la acupuntura pueden ayudar.

Foto: Hot Grill

Compartir en

6 Comentarios

  1. Hola Darío,

    ¿hay alguna forma de contactar contigo vía privada?

    ¡Gracias!

    Daniel

    Responder
    • Daniel,

      DM en twitter a @quotransformer, dime cuál es tu cuenta para seguirte.

      Responder
      • @DeshiKM 🙂

        Responder
  2. ¿Significa que se puede seguir corriendo con un brazo roto? No me ha pasado y espero que no me pase, pero eso de “si tienes las piernas bien, corre” me ha dejado la duda… ahora que me aficionado a las carreras me da qué pensar

    Responder
  3. Hola ,me han diagnosticado epicondilitis en el codo izquierdo, es muy molesto y a menudo bastante doloroso, en estos 12 dias que llevo de baja laboral. he notado poca mejoria, estoy tomando antinflamatorios via oral y gel. Me han comentado que la recuperacion es muy larga, en un par de dias empiezo rehabilitacion en la mutua….podre hacer en el futuro algun tipo de pesas para reforzar mis antebrazos , musculos, codos… ? soy peluquero y tengo 56 años….Gracias.

    Responder
    • He sufrido exactamente de la misma lesión, y la respuesta es que sí, que debes empezar a recuperar fuerza y flexibilidad tan pronto como tu fisioterapeuta o traumatólogo te confirme que es seguro.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es

css.php