Mide tus michelines antes de quemarlos

Si quieres librarte del michelín, primero tienes que conocerlo bien y saber cuánta grasa hay en tu cuerpo. La báscula no vale.

A la hora de cambiar nuestro cuerpo, la báscula es el enemigo. La báscula no te está diciendo toda la verdad, porque no te informa de tu porcentaje de grasa corporal. Si pierdes tres kilos de grasa y ganas tres kilos de músculo, pesarás lo mismo, pero tu cuerpo será radicalmente distinto.

¿Por qué es importante saber tu porcentaje de grasa? Porque restando la grasa de tu peso total tendrás tu masa magra, y ese número es la base para calcular tu metabolismo basal, es decir, el número mínimo de calorías que necesitas al día. Sabiendo tus necesidades puedes calcular tu comida diaria y añadir ejercicio para perder la grasa que sobra.

Lo mejor es que si medimos la grasa corporal, seremos capaces de ver en directo cómo la perdemos, y creedme, no hay nada que anime más. ¿Cómo medimos la grasa corporal? Hay varias técnicas y aparatos que te ayudarán a medir, desde las más simples hasta las más avanzadas:

A ojo

Es la técnica que se empleaba en el ejército de EEUU, utilizando un cuadro en el que aparece representado el aspecto que tienes según el porcentaje de grasa. No es demasiado exacto, pero da una idea de en qué grupo podemos estar. Aquí hay uno parecido para chicas.

Con fórmulas

Con una cinta métrica y algunas fórmulas se puede obtener un valor aproximado de la grasa corporal. Hay varios sitios en la web donde se puede hacer el cálculo.

Básculas de bioimpedancia

Estas básculas hacen pasar una corriente eléctrica por el cuerpo, por lo general de un pie a otro o entre las dos manos, si disponen de asas. Midiendo la conductividad del cuerpo se estima la cantidad de grasa. Son rápidas y relativamente baratas, el problema es que nuestra hidratación hace variar el valor, con lo que siempre hay que medir a la misma hora y bebiendo la misma cantidad de agua.

Plicómetro


El plicómetro es una pinza calibrada que se usa para medir pliegues de la piel y estimar la profundidad de la capa de grasa en varios puntos del cuerpo. Estas medidas se introducen en unas fórmulas que dan el porcentaje de grasa con bastante exactitud. Hay que tomar las medidas siempre en los mismos puntos, y eso requiere práctica, o que lo mida un especialista. También hay plicómetros digitales que calculan automáticamente el porcentaje de grasa, sin necesidad de fórmulas.

Densitometría hidrostática

Consiste en sumergir todo el cuerpo en un tanque de agua suspendido de una balanza. Por el principio de Arquímedes se calcula la densidad del cuerpo y su porcentaje de grasa. Es el método más exacto, pero no lo intentes en casa. Necesitas un centro de medicina deportiva que tenga el equipo adecuado.

Bodpod

Tan exacto como el anterior, pero mucho más rápido y sencillo. En lugar de emplear agua, el Bodpod utiliza aire comprimido para calcular la densidad del cuerpo, y a partir de ella el porcentaje de grasa. Se encuentra en muchos centros médicos en EEUU, aunque no tengo noticias de que esté disponible en España.

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. El pensamiento mágico | UDUAL - [...] te fies de ti mismo: ¿Crees que comes sano? ¿Crees que eres una persona deportista? Mide lo que haces. pregúntate…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos − = 1

css.php