Comida afrodisíaca


Ya sabes, ostras, langosta y ¿almendras? La comida afrodisíaca no es como te han contado.
¿Existe la comida afrodisíaca? ¿Podemos comer determinados alimentos para convertirnos en fieras en la cama? Los alimentos considerados afrodisíacos son por lo general ricos en vitaminas y minerales. No es que provoquen el deseo por sí mismos, sino que las carencias alimenticias por no consumir esos nutrientes pueden acabar con la libido.

Es decir, si nuestra alimentación es un asco, no hacemos deporte y nos faltan vitaminas o minerales, es probable que nuestra libido se resienta. También influyen las causas psicológicas, como la depresión o el estrés, y el uso de medicamentos, tabaco y alcohol.

Así que como primera medida, conviene usar una póliza de seguros con suplementos de vitaminas para que nuestro cuerpo tenga todo lo que necesita. Después, hacer ejercicios de relajación para moderar el estrés, y por último, ponerte en forma.

Dicho esto, hay alimentos que pueden tomarse para aumentar la testosterona en los hombres, una hormona imprescindible en la cama y en el gimnasio, y que se sospecha que también aumenta el deseo en las mujeres, aunque no está totalmente demostrado. No olvides incluir los siguientes ingredientes en tu cesta de la compra:

Ajo

Los monjes tibetanos lo prohibían hace siglos porque pensaban que agitaba las bajas pasiones. El ajo incrementa la circulación, y por tanto, el lfujo de sangre a los genitales. Es mejor consumirlo en pareja o tener a mano pastillas de menta.

Ostras

Pero también almejas, berberechos y otros moluscos más baratos. El secreto está en su alto contenido en zinc, que aumenta la producción de testosterona. También contienen ácido D-aspártico y NMDA, compuestos que facilitan las secreción de hormonas como la testosterona y los estrógenos.

Plátano

Su forma sirve para hacer chistes, pero el plátano contiene potasio, magnesio y vitamina B, que es necesaria para la producción de testosterona.

Espárragos

Una fuente de potasio, fibra, vitamina B6, vitamina A, C, tiamina y ácido fólico, que aumenta la producción de histamina, necesaria para llegar al orgasmo. Da un peculiar olor y sabor a la orina, el semen y el flujo vaginal.

Almendras

Con un alto contenido en vitamina E y magnesio, pero también piñones, ricos en zinc, y nueces del brasil, repletas de selenio. Un puñado de estos frutos secos facilitará la producción de testosterona.

Gambas

También langostinos, cigalas, langosta, etc. Tampoco son afrodisíacos por sí mismos, pero estos mariscos contienen yodo, y la falta de yodo disminuye el deseo sexual. Además, como todos los alimentos ricos en proteínas, el marisco se descompone en el cuerpo dando lugar a fenilalanina, un aminoácido que tiene efectos antidepresivos.

Aceite de hígado de bacalao

Rico en vitamina A y vitamina D3, imprescindibles para la producción de testosterona y la regeneración celular. Sabe horrible, y se encuentra en pastillas de gel,  mucho más cómodo de tragar.

 

Recuerda que el mejor afrodisíaco es estar sano. Es un juego a dos bandas. Si estamos sanos, nos apetece el sexo, y si practicamos sexo, gozaremos de una mejor salud.

Foto: bittermelon

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro − = 2

css.php