El sirope de arce y otras dietas yo-yo

Con la operación bikini en marcha, vuelven al ataque las dietas con apellido: la de la alcachofa, de la naranja, del sirope de arce, la de la sopa de cebolla o la de la manzana. No lo hagas, o te convertirás en un yo-yo con patas.

Por ejemplo, la dieta del sirope de arce consiste en consumir nada más que agua azucarada durante una semana. Sí, el jarabe de arce es más sano que el azúcar porque contiene minerales, pero se compone principalmente de sacarosa (azúcar común), no tiene nada mágico. Y el azúcar es lo peor.

Durante una semana estarás ingiriendo 400 calorías al día. Claro que se pierden hasta cuatro kilos. ¡Te estás matando de hambre! Pero no te preocupes, lo recuperarás con propina en cuanto dejes la dieta. En el proceso habrás perdido masa muscular que ya no recuperarás. Cuando vuelvas a ganar peso, será todo grasa. Te pondrás otra vez a dieta, pero con cada ciclo, estarás peor.

 

Además, con menos músculo, tu metabolismo baja, lo cual implica que necesitas menos energía, y que si comes lo mismo, engordarás más. También estarás más cansado, y con menos ganas de hacer deporte, lo único que podría salvarte.

Otras dietas basadas en frutas o verduras son, además de hipocalóricas, diuréticas. Es decir, la mayor parte de lo que perdemos es agua. Al deshidratarnos, perderemos electrolitos muy necesarios. Los efectos secundarios incluyen fatiga, dolores de cabeza, estreñimiento, vómitos y nauseas.

Muchas dicen ser dietas depurativas que eliminan las toxinas acumuladas en nuestro organismo. “Sabes que te estás limpiando porque empiezas a oler mal”, me dicen. Pues malas noticias. Hueles mal porque estás cetónico, tu cuerpo está empezando a comerse a sí mismo (principalmente tu músculo) y el subproducto es acetona y otras toxinas que se acumulan en tu hígado. Sí, la dieta depurativa te intoxica.

Olvídate de perder peso rápido. Cambia tu forma de alimentarte, haz deporte y no pierdas más de un kilo al mes. Eso son 12 kilos al año, pero si lo haces bien, nunca volverán.

7 Comentarios

  1. Hola y felicitaciones de nuevo. Tienes razón, buenos datos; a mí de todas formas nunca me gustaron estas dietas. Siempre me he basado en no comer poco, sino bien y hacer deporte.

    Me gustaría que hicieras un análisis de mi alimentación a ver que te parece:

    1) Desayuno: el que propusiste en “El gourmet saudable”, que lo tomo 4 días por semana (los que hago ejercicio). El resto de días desayuno fiambre, queso, pan, leche y si acaso también una fruta.

    2) Algo a media mañana, fruta, zumo…intentando que no sean golosinas como indicaste en otros artículos.

    3) Comida: ahora tomo gazpacho, pescado y ensalada. Algunos días cambio el pescado por carne y arroz. Fines de semana pasta.

    4) Merienda ligera o algún dulce tipo donuts (no sé si esto es recomendable). A veces cereales.

    5) Cena: solo fruta (3-4 piezas), verdura (una zanahoria cruda y pimiento) y un par de yogures. *A veces los pimientos los aliño, pero no siempre.

    Bueno, espero tu respuesta, muchas gracias.

    PD: lo mío no es que sea una dieta estricta, pero comparado a como comía antes (mejor no comentarlo) creo que es una mejoría notable.

    Responder
    • Luis,

      Tu dieta es mucho mejor que la de la media de la gente. Comes cinco veces y no demasiadas porquerías. No sé cuáles son las cantidades, ni qué deporte haces. Ya sé que es un tostón, pero haz el esfuerzo de echar cuentas con la fórmula del metabolismo basal y así sabrás cuánto tienes que comer. Después lo puedes calcular a puñados.

      Te comento un par de matices importantes:

      – Procura incluir proteínas en todas las comidas. A media mañana, añade un yogur. En la merienda, algo de fiambre.

      – Olvídate de los dulces a diario. Ni donuts, ni croissants ni nada parecido. Date el festín una vez a la semana, pero el resto de los días, mejor que no.

      – La rega es “después de mediodía, nada de azúcar). En la primera mitad del día comer más hidratos de carbono, y en la segunda, más proteína y menos hidratos.

      – La fruta es muy sana, pero tiene azúcares, así que es mejor comerla con el desayuno o a media mañana, pero no por la noche.

      – Cuidado con los cereales. Los cereales normales de desayuno son la mitad azúcar (mira la etiqueta). Es mejor evitarlos, porque son como una golosina. Y más aún para merendar (segunda mitad del día). Mejor si tomas unos yogures y frutos secos en poca cantidad.

      – Para cenar, mejor si comes proteínas y verduras, pero evita la fruta, por todo lo dicho anteriormente (azúcar después de mediodía). Algo de fiambre sin grasa, pescado, queso fresco desnatado, verduras al vapor, una sopa, etc.

      Un saludo,

      D

      Responder
      • Es cierto, me olvidé por completo de las nueces que, en la cantidad justa, son muy saludables, así que las añadiré de nuevo.

        Y muchísimas gracias, esto me va a venir bastante bien. Echaré mano a la regla del azúcar.

        Saludos.

        PD: ahora mismo estoy corriendo 40 minutos 4 veces por semana; en los meses siguientes haré algo de musculación y el ejercicio de correr los sprints de 30 segundos en cuesta. Si es posible nadaré.

        Responder
  2. Aunque la reflexión acerca de lo que hace el metabolismo es interesante, no caigáis, por favor, en llamar “dieta” a lo del Sirope de Arce, que es un error terrible. Lo que se hace con Sirope de Arce es un “ayuno”, sus beneficios y objetivos no pueden ser nunca “perder peso” sino limpiar el organismo.

    Responder
  3. Ahora que se ha mencionado lo del ayuno… ¿ no decía un estudio que era saludable ayunar durante un tiempo?

    Responder
  4. Yo creo que eso es depende de la persona. Yo si ayunase, no podría mantenerme en pie. De todas formas creo que el desayuno es sagrado y, según estudié en bioquímica, tras un ayudo prolongado (que también tendrá diferencias inter-individuales) se “consume” músculo y se producen cuerpos cetónicos para nutrir al cerebro, y es un punto crítico; además dos de estos cuerpos cetónicos creo que son ácidos, pudiendo producir acidosis y sus posteriores consecuencias, como fallos en el propio sistema nervioso.

    En definitiva, creo que lo conveniente es adelgazar de forma inteligente, comiendo bien y haciendo ejercicio.

    Saludos

    Responder
  5. Me siento muy identificado, he perdido peso este año y creo que ha sido todo de grasa ultimamente me he estancado pero se que he conservado mi masa muscular y probablemente la he aumentado, tendre paciencia para ir perdiendo grasa y no peso.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco − 2 =

css.php