V. Comerás comida

Crees que comes comida, pero piénsalo bien. ¿Es fresco? ¿Podrías llegar a cocinarlo en tu casa? Si lo que comes está procesado industrialmente, cámbialo por otra cosa.

La comida procesada, esa que se vende en paquetes, es un pecado vergonzante. Si preguntas, todo el mundo responde automáticamente “es una porquería”.  Pero luego la consumen en grandes cantidades y además, se la dan a sus hijos.

¿Cuántas de estas cosas están en tu cesta de la compra? Nuggets de pollo, pizza congelada, palitos de pescado rebozados, ketchup, chopped, aperitivos salados, cruasanes rellenos de cocholate, sopa de sobre, donuts, sanjacobos… la lista es interminable.

La comida procesada industrialmente no es comida de calidad. Evítala.

Ojo, no estoy diciendo que la comida industrial no sea segura. Tiene que pasar por innumerables controles sanitarios. Tampoco creo en las teorías de la conspiración sobre los frankenpollos sin ojos ni patas criados en laboratorio.

Hay quien se preocupa por los aditivos, los famosos ingredientes con E. Para mí, este es el menor de los problemas. Aunque algunos aditivos pueden dar lugar a alergias, y hay personas más sensibles que otras, todos ellos han sido aprobados para su uso en alimentación, superando exámenes internacionales. Muchos son perfectamente naturales. El colorante E-100 es cúrcuma, el conservante E-260 es ácido acético (vinage) y el gelificante E-407 es carragenano (del alga roja), por ejemplo.

El verdadero problema está en el resto de los ingredientes. Los alimentos procesados industrialmente, para ser rentables, tienen que ser baratos de producir, ligeramente adictivos y conservarse durante mucho tiempo. Esto hace casi obligatorio que contengan estos ingredientes:

Azúcar

La comida procesada la contiene en cantidades ingentes, y no solo son los dulces y bollos. El ketchup, los fiambres, el pan de molde, las sopas, todo contiene azúcar, jarabe de glucosa, o en el peor de los casos, jarabe de maiz. El exceso de azúcar es el responsable de la epidemia de obesidad en todo el mundo y del incremento en casos de diabetes.

Grasas trans

Para hacer bollería, espesar salsas, postres, galletas o glaseados, hace falta grasa sólida. La mantequilla es cara, por lo que la industria encontró hace años un sustituto: aceite vegetal hidrogenado o lo que es lo mismo, grasas trans. Por un proceso químico se convierte el aceite en una pasta que se puede emplear en casi todo y es muy barata. Una lástima que con los años se haya comprobado que provoca arterioesclerosis, diabetes, y se sospecha que cáncer. Por cierto, la margarina contiene grasas trans.

Sal

En la comida procesada hay sal a espuertas. La sal ayuda a conservar el alimento, es un estimulante de las papilas gustativas, por lo que lo hace más sabroso, y despierta el apetito. Incluso los dulces y la cocacola contienen sal. El exceso de sal produce retención de líquidos, hipertensión y con el tiempo, diabetes.

Almidón

Puede estar en forma de harina de trigo, fécula de patata o de maíz. Imprescindible para la bollería, espesar salsas, y dar consistencia a los fiambres. Como otros hidratos blancos, el almidón se absorbe rápidamente produciendo subidas de glucosa, picos de insulina, michelines y diabetes.

La comida procesada está diseñada para que comas más. El azúcar y el almidón hacen aumentar la glucosa en sangre. Al aumentar la insulina se bloquea la leptina, la hormona que nos avisa de que hemos comido suficiente. Así que sigues comiendo. Al rato de terminar, tu glucosa baja de golpe, y vuelves a tener hambre.

Piensa en la diferencia. Si te comes una pechuga de pollo, es 100% pollo, y te quedas satisfecho. Si comes chopped de pavo, contiene solo la mitad de carne, el resto es grasa, azúcar y almidón. Engordas y además te quedas con hambre. Un vaso de agua sacia tu sed, pero en una lata de cocacola hay el equivalente a cuatro sobres de azúcar y una pizca de sal, que harán que tengas más sed, y termines bebiendo más refresco.

Ya no sirve la regla de “comer cuando tengas hambre” porque la comida procesada trastorna tu apetito. Come comida que esté lo más cerca posible de su estado natural. Alimentos frescos y si es posible, crudos.

Foto: Elephi Pelephi

Lee el resto de los mandamientos para cambiar tu vida.

4 Comentarios

  1. Buenos dias, he leido tu block y otros, muy interesente e instructivo, gracias.
    Quisiera preguntar si comer verduras congeladas no es tan bueno como la fresca, ya que me resulta mas practico la congelada por que vivo solo y la guardo en el freezer y siempre tengo verdura a mano. La preparo al microonda.Quisera tu opinion. Desde ya muchas gracias.

    Responder
    • Las verduras congeladas conservan la mayoría de sus valores nutricionales, especialmente las más verdes, como las espinacas.

      Responder
  2. Muy de acuerdo con tu post, últimamente es raro conseguir comida real y no porquerías.

    Al inicio del post preguntas si se podría llegar a cocinar algún “alimento” (o lo que nos venden como tal) en casa ¿esa ley se aplica a todo? ¿el pan casero o una tarta o incluso galletas hechas en casa también entran en esa lista?

    Por cierto ¿las frutas congeladas que no se producen en el clima de algunas zonas son malas? es que hay algunas frutas que debería priorizar como las fresas, moras (por poner ejemplos) pero en mi país por la ubicación solo se dan en algunas zonas donde la altura y temperatura son adecuadas para esos cultivos y a mi zona llegan congeladas (es caro y raro conseguir dichas frutas frescas).

    Responder
    • Los dulces caseros suelen ser mejores que los industriales, sobre todo porque no contienen grasa trans (a no ser que uses margarina). Sin embargo, siguen siendo dulces, y hay que evitarlos.

      Las frutas congeladas conservan sus propiedades nutricionales, pero por desgracia pierden la textura.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 5 = dos

css.php